miércoles, abril 11, 2007

La Capilla de Nuestra Señora de las Revelaciones de Santa Fátima.( De locuras, fatalismos y otros demonios)


Fuimos a misa. Bueno, fue mi madre; yo solo fui de acompañante. Si bien, para los cristianos son épocas de reflexión y de comunicación cósmica con Dios, para mí, estas fechas, de religiosidad consuetudinaria, son excusa para estrechar lazos familiares.
Nos dirigimos a la Capilla; perdón, se dirigió mi madre, yo sólo era su guía. Era la Capilla de Su Señora de las Revelaciones de Santa Fátima donde realizarían la ceremonia. Templo de nombre rimbombante que soslaya su condición ruinosa en la que se encontraba. Pobre y pequeña iglesia, diseño de infante, edificación de madera, techos de corroída calamina, portón descuadrado y nido de polillas, rosetones sin vidrios que los rematen, muros golpeados por el tiempo, los hombres y el diablo, pintura reseca-in-colora que desnuda la pobreza de su infractructura, tablas endebles disfrazadas de mesones y bancas y, una cruz oxidada que saluda a los peregrinos a su llegada.
Arribamos a la Capilla, en realidad, arribó mi madre; yo sólo buscaba acomodarla. Mi madre se sentó y esperó el rito. Yo no me senté. Tampoco esperaba el rito, sólo pensaba: “este lugar no ha cambiado en nada”. Todo estaba intacto, igual que hace 11 años. Aún mantenían a los ángeles, vírgenes y santos cubriendo los orificios de las murallas. El Cristo crucificado, era el mismo de tiempo atrás. Estaba bien conservado. Misma cara de resignación. Mismo cuerpo ensangrentado, desnudo y flagelado.
Iguales personas son las que acompañan a la Capilla. Idénticos feligreses realizan los mismos rituales de Semana Santa. Encontramos a las ancianas abandonadas, de cuatro o cinco dientes, cabellos empolvados, cuerpos jorobados, vestidas gracias a la beneficencia y sobrevivientes de pensiones vergonzosas. Abuelas que consagran su vida a la subsistencia del Templo. No tienen nada para sí. Lo tienen todo para su Capilla. También hay niños. Pequeños y delgados muchachos, desnutridos algunos, sucios otros, sonrientes la mayoría. Pululan, indiferentes al ritual, por los escasos espacios que entrega el salón. No hay jóvenes, nunca los ha habido, pero si hay borrachos y drogadictos con “aroma” a pasta base, vino añejo y otros venenos; comúnmente se separan de los ritos, es imposible traerlos con nosotros, sus miradas, se pegan al techo buscando desintoxicarse vía ruegos divinos o auto-exorcismos. Esa es la comunidad cristiana que alberga esta Capilla. Anónimos mortales, humildes pueblerinos sin sueños ni proyecciones, vidas a tropiezos, de pocas alegrías, penas por montones, cristianos excluidos del cielo y el infierno; a quienes no llegan las encíclicas papales; ni conocen de príncipes religiosos, creyentes no aceptados por la Teología de la Liberación ni menos por los discípulos de Balaguer. Simplemente menesterosos que encuentran amparo en una Capilla tan arruinada como las espíritus de quienes la visitan.
A pesar del hambre, la denigración y la ruina en que están sumergidas estas almas, igualmente, participan en los rituales de alabanzas a Dios, a la Virgen y a cuanto Santo exista; intervienen, vivamente, en cada una de las costumbre religiosas: Señales de la cruz: “En el nombre del padre, del hijo y...”. Exculpaciones por pecados cometidos: “Perdón Ohh Dios Mio, por prostituir para comer; matar para subsistir o procrear para abandonar”. Peticiones al Altísimo: “Padre, danos algo para comer, para vestir o para soñar”. Cánticos populares desentonados: “Cordero de dios, que quitas el pecado..”. Todo ello, acompañado de momentos de profunda reflexión, auto-hipnosis espiritual, posesiones divinas, fascinantes conversiones de pagano a profeta contemporáneo.
Pero el cumplimiento de las formalidades cristianas no es lo que destaca a esta Capilla sino quienes la forman., los pobres. Los hijos predilectos del Dios cristiano. Es por eso que los humildes sienten, por primera vez, serán tratados como personas, seres con dignidad, criaturas iguales en oportunidades y derechos; individuos libres; mujeres y hombres en su estado natural, sin más limitaciones que las establecidas por el Dios de los Pobres ya que los reyes y terratenientes, en la Capilla, no alcanzan a gobernar.
Lamentablemente, el reconocimiento de los derechos a los menesterosos dura únicamente lo que persiste el ritual, una vez que el sacerdote los despide, vuelven al infierno que les han impuesto; retornan a su trato de sub-humano; regresan a sus casas para seguir sometidos a indolencias políticas, leyes abusivas, discriminaciones gubernamentales. Más abusos, más humillaciones, más condenas sociales. Porque el Dios de los Pobres sólo rige en el cielo y en la pequeña Capilla; y en el resto del mundo siguen gobernando los mismos hombres que lo han hechos durantes miles de años.
Por nuestra parte, y después de hacer los ademanes religiosos correspondientes, nos retiramos de aquel divino lugar. Bueno, se retiró mi madre, porque yo sólo venía de acompañante.

37 comentarios:

PITITA dijo...

mmm fuist a puro mira a la iglesia jijijijijiji siempre e pensado q' iglesia,cailla etc. mientras mas modesta cea mas identifico a dios creo q' las rikesas y lujso no reflejan pa' na a deus besines t kero mi niño :-) ROSI

::: Isis ::: dijo...

Jozhe... como estas?? espero que bien, hace dias no te veo en el msn, bueno espero volver a habalr contigo.


Interesante tu visión de la semana santa y sus rituales... lo que es yo solo reflexione y no fui a misa... asi no mas es.

Saludos!

Simon Mazzet dijo...

Las veces que he entrado a la iglesia se siente que la gente va en busca de milagros, corre mucha energía en esos lugares, no faltara el que ande traficando milagros, pero la iglesia castiga a quienes no llevan como estandarte su doctrina, cosa que no estoy de acuerdo.

Ursula dijo...

Las iglesias antiguas tienen su encanto... Hace mucho tiempo que no asisto a misa, creo en dios pero tengo mis rollos con las doctrinas de la Iglesia y al igual que tú me pregunto como es que hay tanta gente menesterosa que a pesar de todos sus problemas siguen teniendo fe... Ese es el gran misterio, habrá que tener fe también para entenderlo...
Besos

Soy_Dd dijo...

Antes que nada gracias por pasearte por mi blog y por dejar un comen... Oye muy buen post! y estoy totalmente de acuerdo, todos C dan la mano, todos piden perdón o al menos simulan hacerlo...Pero al salir de ahi sigue siento la misma jalada en fin!...Saludos

Deskalibraciones dijo...

holas, te doy algunos lugares para que visites, que estan en el centro de buenos aires, igual todo depende de donde te vayas a kedar.
Calle florida
av. corrientes
Puerto madero
palermo hollywod
caminitos
la rural
el zoo temaiken
para comer encontratas en todos lados asi k no hay problema jajaja y a buen precio
saludos!

soa dsk

Paula dijo...

¡Que buen relato compartes aquí con nosotros! es verdad... siempre he creído ... por qué será que cuesta tanto encontrar a dios en otros lugares... quizás no queremos encontrarlo, quizás no existe, quizás si...¡quien sabe! Rezaré para poder saberlo.

Astrid dijo...

Hmm, yo veo aquí un buen hijo que presta compañia a su madre, y eso es lo que cuenta al final del día, nuestra capacidad de dar amor, lo de la fe y la religión es algo individual y no soy quién para juzgar...

Quedate un beso mio, y no está demás decirte que uses lo que tu quieras de mis post, más mi consejo es que aprendas a escuchar las palabras que guardas dentro de ti, pues al expresarte en ellas, seguro que serás insuperable... pues son reales...
Gracias por volver, y sabes que siempre eres bienvenido.
Cariños...

Patricio Schmidt dijo...

gabriel norteño
te he conocido hoy
y ha sido un placer
No soy del norte, pero cada vez que debo ir a filmar allá mi alma salta de alegría
de penetrar el espacio sin fin..
Grandes relatos.
y gracia y el forastero tambien ocupa un lugar privado dentro de mi corazón.
Abrazos Andinos

Cote Cumplido dijo...

Querido Gabriel!!!! yo le tengo pánico a las Iglesia, siento que me detestan. Siempre he sido mala para seguir ese tipo de ritos, y eso que estaba en colegio de monjas, pero bueno. Es un buen texto! me gusta mucho! y mil gracias por pasar por mi blog! Eres uno de sus visitantes favoritos debo decir, lo mismo de la autora. Mil besos

Roxanna dijo...

Me parece lindo que las personas por lo menos en algún momento de sus vidas, ya sea por semana santa, el día de la madre, del padre, y tantos otros días o simplemente dentro de la Iglesia se sienta querido y quieran dar amor, aunque luego hay que volver a la realidad…
Vivimos en una sociedad de hombres con defectos y virtudes y es por ello que nosotros debemos aportar para hacer una sociedad mejor.

Cariños Roxanna

AkashA DulcineA dijo...

Yo también viví una semana santa similar: asistir a los ritos de siempre pero para renovar la reflexión, además de acompañar a mis familiares que son más creyentes y de paso discutirles unas cuantas verdades en cuando a su fe, que vista de forma filosófica da mucho para hablar, lo malo es que muchos no saben ni lo que rezan y así siguen por los siglos de los siglos.

Dejo Huellas de Colmillos... V V

[Karoh] dijo...

heavy tu relato coleguis!!
Me gustó, aunque lo único que puedo reprochar son esas ganas de aclarar que tu no eras parte del rito.
Saludos y gracias por ser mi leal lector.
besos!

Libelula dijo...

Muchas veces encuentro algo un poco triste aquello de las iglesias, no por su significado, sino por lo que ocurre allí.
La gente llega llena de esperanzas, de encontrar algo, tal vez de encontrarse a si mismos, y no lo hacen.
Cabe cuestionarse tambien si Dios es tan grande y generoso, por que no ayuda a aquellos que realmente lo estan pasando mal, a aquellos que lloran mientras rezan, a aquellos que les duele...

Y ahí quedan mis preguntas, lejos de ser respondidas.

Yume dijo...

bien has sido un acompañante que leal vela los pasos de su madre en tiempos de búsqueda, tal vez tu no estabas ahi, pero la observación nacio del maomento, curiosos momentos que al parecer para ti detuvo el tiempo en aquellas personas...

Es bueno que el hombre tenga algo en que creer, si se cree en Dios, creo que es el unico que no ha abandonado a aquellos pobres, porque el hombre si lo ha hecho...

un saludo, he disfrutado mucho de tu escritura

Pretty Hate Girl dijo...

espero irme el mas tiempo posible, sobretodo ahora, jaja
Pero no era yo quien le tenia rencor era otro pastel, jaja
que ni vale la pena

Me gusto tu texto, besos

Elisa de Cremona dijo...

sólo ibas de acompañante...
mmm...
la religión y sus misterios... mejor no decir algo y sólo saludarte y dejarte un beso viajero

Soy_Dd dijo...

Otra vez dando lata por aki! ... Hoy me acorde de tu blog! por que por fin fuí a misa y el padre c la prolongo duro! 1 hora con 20 minutos y el padre no hacia más que quejarC en fin.... que tengas un buen inicio de semana, salu2

Sirena dijo...

Yo hace tiempo que no piso una iglesia. Llevas toda la razón, hay mucha hipocresía. Toda la gente allí hace el ritual, se saludan, se besan y cuando salen de allí, todos tan falsos como siempre. Y es una lástima que la gente pobre o "diferente" sólo se sientan protegidos en la iglesia, donde a ojos del señor (como se dice) somos todos iguales. Fuera de la iglesia siguen marginados por la sociedad. Una pena. Abrazos y cariños, amigo. ;) Buen texto.

K-tron dijo...

Hola Gabriel!!!

Saludos para usted también. Creo que es primera vez que ando por acá.
Pasaré más seguido!

VerónicaBas dijo...

Hola!!

Solo para saludarte, no practico religión asi es que no tengo mucho que decir al respecto.

Igual espero que hayas tenido un buen fin de semana!!!!


Saludines!!!

Mariela dijo...

Me parece que estuviste más presente que tu propia madre...
jejejejeje
Saludos, estimado ;)

Empiezo a Entender dijo...

Ave maría purísima ;-) Enkntada, señor !!!

FAUSTO dijo...

la semana santa me choca, me rompe todo el exquema....

pero que post!!!!

te seguire leyendo pues me ha gustado tu blog

Esther dijo...

Yo hace tanto que no voy a la iglesia... ...pero, recuerdo que la última vez que fuí pasaba lo mismo que tú cuentas: no habían jóvenes, lo que me llamó la atención. Pero, yo, por no ir a la iglesia no me considero mala cristiana ni buena. Además, no me gusta comparar en este aspecto: porque cada uno siente la religión y la vive a su manera.
Sí, estas personas, como tú dices, mientras están en la iglesia se olvidan de su triste realidad, hasta que todo acaba... ...pero, es así la realidad, lo que sucede en la vida, hay cosas que te ayudan a huir de una realidad que te entristece pero, no continuamente...

Un saludito.

Mis cojones y yo dijo...

pero cahvalin

tu crees que puedes controlar
moderar
la vida?

Mis cojones y yo dijo...

eres una trozito de madera
en pleno oceano

Rosemary, C dijo...

En buscar consuelo no hay engaño, mas sí pueden haber muchísimas decepciones. Cada uno intentará saber qué busca, dónde lo busca. Intentará, porque quién sabe si realmente -valga la redundancia- sabemos qué buscamos; o mejor dicho: qué necesitamos.

Las iglesias católicas no son mis lugares predilectos que digamos, pero he vivido sucesos bastante curiosos en algunas. En una iglesia decrépita de un pueblito sobreviviendo de artesanía me contó una señora con pinta de vieja conocedora que quien se bañaba en el Inka Koya moría ahogado. Curioso; heme aquí escribiendo.

Cariños;
Carolina.-

El Diario de María Elena dijo...

Qué bueno que acompanhaste a tu mamá a misa...debe haberse sentido super orgullosa... con su hijo el abogado... bueno, por otro lado, tienes toda la razón cuando escribes sobre la pobreza. Felizmente hay iglesias donde todos los seres humanos somos iguales y donde la pobreza no interesa. Un beso, Maria Elena

Chichi dijo...

vaya! disfruté cada línea.

interesantes observaciones... buen análisis de tu parte.

te dejo mis saludos.

Kathy_Cubi dijo...

mmm a ver a ver...

lo unico que puedo decir es que soy agnostica, asi que este post no pega mucho conmigo, onda el hecho de hablar de dios = jesus ya me choca...

Sirena dijo...

Pasaba a saludarte, compañero. ;) Besos de agua...

[Karoh] dijo...

Una pregunta capciosa mi querido blogger: Cómo cresta no terminaste odiando esta carrera de mierda?
Te juro que estoy colapsando, a punto de dejar todo votado y salir corriendo en dirección a las vías de un metro...
mal!

Roxanna dijo...

Hola Gabriel,
Pase por acá solo para dejarte un saludo.
Cariños

-Diana- dijo...

Para ser tan solo acompañanmte recuerdas muy bien....

No recuerdo la última vez que fui a una iglesia o capilla....

Un saludo!...

Leandro Bertini dijo...

Es solo eso ritos... Ritos para aliviar nuestras culpas frente a nuestras pobrezas, materiales y espirituales, para luego volver a nuestro ajetreado mundo, sin dios ni ley...
A veces ciento que estos ritos son como una aspirina para un moribundo de cáncer
un placer encontrar esta pagina

saludos

Cote Cumplido dijo...

¿dónde estás?