lunes, junio 11, 2007

El Manzano( De Locuras, Fatalismos y otros Demonios)


Recostado, observo inútilmente el cielo. Un momento de ocio, culpable pero necesario. Estoy solo en la habitación acompañado por un par de sombras extraviadas y mi respiración cada vez mas vigilada. Mi mente compele que observe, atentamente, el desapercibido triangulo virtuoso: 1) inspiras y vives; 2) exhalas y mueres; 3) inspiras, nuevamente, y resucitas. Fluctuaciones de estados que atraviesan desde el infierno de Dante hasta el “Garden of Eden “de Dylan, todo en tres segundos. Mismos segundos que recorrió un infante, y que vivió, en carne propia, los tres estadios del triangulo virtuoso recién descrito y que ahora me presto a relatar.
Un muchachito de endeble complexión física acompañó a su madre a los predios donde estaban los árboles frutales. El pequeño gustaba de ir con su mamá a tal lugar, ya que, por un lado, gozaba de sus afectuosos cariños maternales, signos propios del envenenamiento del mal de Edipo, y por otro, la incipiente tentación a restarse de lo correcto y descubrir el placer de lo errado.
De todas las arboledas existentes en aquel lugar, había un árbol que se destacaba sobre los demás. Era un longevo Manzano, que a duras penas sus raíces lo sostenían, y cuya copa el viento, los buitres y los hombres habían desnudado por completo, no obstante, su manifiesto deterioro, tenía la virtud de producir uno de los frutos más extraños que se haya visto, en cuanto a su fisonomía y sabor se trataba. En el Vulgo sabían que eran manzanas porque, obviamente, son esas las hijas que pare tal árbol, pero lo raro de su estructura y sabor los hacían dudar. Quizás no era un manzano decían algunos. Quizás ni siquiera era un árbol especulaban otros.
Resulta entendible que la condición de anormalidad de aquel árbol hubiera infundido temor a los campesinos; el Manzano se convirtió en una especie de Zigurat para ellos, y por eso decidieron pactar con aquel árbol que no provocarían daño alguno a sus raíces, corteza, hojas y ramas además de asegurar que no sería molestando de forma alguna; el Manzano aseguraría, supuestamente, a los inocentes lugareños, aprovecharse, permanentemente, tan inhóspitos pero preciados frutos.
Pero aquel día, el temor reverencial que se le debía al Manzano fue pasado en alto por aquel muchachuelo. En aquella oportunidad, su madre le pidió que tomará sombra debajo del imponente árbol, situación que el pequeño acató. No obstante, la debida obediencia se acabó tan pronto el pequeño diviso que en la cima del árbol colgaba una de aquellas añoradas manzanas, cuya extrañas características instaba a los sentidos adueñarse de sus virtudes indescriptibles. Lamentablemente lograr tan deseada joya suponía escalar el Manzano infringiendo una regla consuetudinaria impuesta y atenerse a las consecuencias inciertas. Pero el muchachito, que poco y nada entendía de reglas, y menos con ese grado de misticismo, añadido a lo tentadora que era esa manzana, motivo al menor para escalar el Manzano. Fue así que el niño comenzó, cuidadosamente, a subir por tronco hasta llegar a la cumbre donde la pecadora manzana se encontraba, la tomó, bajó lentamente, pero de la nada, un fuerte movimiento del Manzano despojo al muchacho cayendo en picada hasta que una rama, como lanza arrojada por Paris, atravesó su cavidad abdominal, quedando suspendido con la rama atravesando su cuerpo. La rama-lanza evito su caída pero impetro un dolor inmemorial al menor. El pobre muchacho intentaba pedir auxilio, sollozaba el nombre de su madre, pero el viento y las ramas del árbol se encargaban de acallarla. Pasaron unos minutos y el muchachito se quedó sin más fuerza iniciando una peregrinación hacia su muerte; alucinando imágenes, escuchándose voces, saboreando y oliendo a sangre y sintiendo ese extraño sudor frío. No habría mas triangulo virtuoso, sólo una última inspiración; una exhalación mas y después habría que saludar a la muerte.
Por suerte un grito rompió el desenlace y resucitó al muchacho. Ese grito vino de su madre quien había encontrado el cuerpo semi inerte de su prole, pero extrañamente, en vez de tratarlo con dulzura, lo tomó de unos de sus pies, y lo tiro con fuerza hacia el suelo, arrebatándoselo de las lanzas del Manzano. Ella no consoló a su amado hijo, sino lo reprendió por su desobediencia tanto así que después de llevarselo a la posta rural, donde curaron sus heridas, lo trajo a su hogar y lo castigo por el resto del verano. Aunque, obviamente, el pequeñito no tenía ninguna intención de volver al predio y en particular encontrarse con el infanticida Manzano.
Aún sigo solo en la habitación, acompañado con mis sombras y mi atenta respiración. Esa historia me hizo recordar cuan preciado es el desapercibido triangulo virtuoso. Tan simple y vital: inspiras y vives, exhalas y mueres, inspiras y resucitas. Es difícil olvidar el ritmo del triangulo virtuoso pues cada vez que toco mi cicatriz al costado de abdomen me hace recordar cuan cerca estuve de quedarme sólo hasta la exhalación.

28 comentarios:

AkashA DulcineA dijo...

Muy buena reflexión, debemos estar más conscientes de la vida que tenemos, que vamos exhalando y que no será eterna, al menos no para el cuerpo.

Dejo Huellas de Besos con Colmillos... V V

El Diario de María Elena dijo...

Eso te pasa por travieso... poor un momento pensé que en ninhito se moría...

Ursula dijo...

Gracias a Dios sigues con nosotros Gabrielito...
Así es la vida, se te puede ir de las manos en el momento menos pensado...

Un abrazo

VerónicaBas dijo...

Hola!

Buen texto, drámatico, demasiado para mi y me angustie... jajaja!!... siempre esta la posibilidad de llegar solo a la mitad del "triangulo"... aunque seria mejor que no fuese en las ramas de un manzano.

Saludos!

kuki dijo...

Jose!
Pero q vuelta tan espectacular. Aunq me muero d ganas, t hare caso y no preguntare nada.
Esta columna me ha encantado, no sé que decir. Es una interpretación preciosa y personal del pecado original.
El volver escribiendo algo tan bonito hace que tus fieles lectores olvidemos tus dos meses d desaparición.
Saludos desde Pamplona

Libelula dijo...

"Tan simple y vital: inspiras y vives, exhalas y mueres, inspiras y resucitas. Es difícil olvidar el ritmo del triangulo virtuoso pues cada vez que toco mi cicatriz al costado de abdomen me hace recordar cuan cerca estuve de quedarme sólo hasta la exhalación."
Esa parte me encantóooooooo!!

Y bueno, siempre es un agrado venir a tu blog pos.. pero lo tenis botado.. tenis q pensar que es como una plantita que necesita vida :(

Al final del día, pocas personas notan que estar vivo es algo importante, y auunque ocurre varias veces, pucha q es especial estar vivo D;
Aprovecha cada segundo de tu vida okai?
Te aseguro q serás más feliz que aquellos que solo buscan momentos para serlo :)***

Feliz año :)

Maria Cristina dijo...

Buena reflexion paso saludarlos , un abrazo

Sole dijo...

Harto tiempo que no visita tu blog, me gusto lo que escribiste, interesante reflexion ya que siempre hay una huella de toda situacion...
saludos!!

Carolina dijo...

me gusto mucho tu texto.Porque tendrian que castigarlo al pobre niño ,si el no sabia nada,solo queria su manzana.me quede pensando en el triangulo virtuoso¿po que desaparecido?
saludos
espero que visites mi blog

Paula dijo...

Me encantan tus historias, me cautivan algunas palabras y el triangulo virtuoso.. es verdad... imposible olvidar su ritmo. te dejo un gran abrazo!

stefi dijo...

hola

me encanto tu historia
Pobre niño ese y todo por una manzana .

yo con lo inquieta que soy me hubiese pasado lo mismo quizas no con la misma suerte de tener una ramita que me acogiera ...
muy afortunidado ese travieso niño .

y cual es la moraleja ???

Lindo relato me gusto mucho xD


besos

tqm

ERÓTIKA dijo...

Hoy seré tu verdugo
y tu musa
tu antro
tu templo
el beso lascerante
que te ata a mi silencio
la humedad que inmoviliza tus latidos
la rosa
la espina.
Hoy seré tu verdugo
y tu musa
tu placer
tu dolor.
Nadaré en tu piel
galopante
poderosa
explotaré tu volcán
con ilusiones mudas.
Hoy seré tu mar
y tu serpiente
el calor que te muerde los sentidos
la lava que recorre tus venas desveladas
tu boca encadenada.
Hoy seré tu pan
tu agua
tu desierto
tus ojos
tus latidos
tu antro
tu templo.


besos erótikos ;)

[Karoh] dijo...

Lo admito, aun no te leo, vine rapidito a mandarte un beso gigante y a decirte que también te extrañe, se me fue la forma y no he estado escribiendo mucho, debe ser que esto de volverse "grande" nos quita tiempo.
Te juro que te leeré este fin de semana y luego te doi mi opinión.
Por ahora solo estoy feliz de que volvieras!
besos colegui!

FAUSTO dijo...

me has dejado pensando en cosas que hace tiempo no tenía en mente.
te dejo un abrazo

::: Isis ::: dijo...

Buena refelxion... me quede pegada leyendo sobre ese niño... y sobre su "aventura".


Besos!

Astrid dijo...

Gracias por compartir...
Te extrañe, fueron un par de meses por ahí que vine a verte con frecuencia, pero solo dejaste silencio... hoy agradezco que hayas regresado.
Se te tiene cariño...

eli_! dijo...

Asi?
Osea te desaparecer y despúes no das explicaciones? como es la cosa!!!!

Que bueno que volviste, se te extrañó..pase varias veces a ver donde estabas y nada!!!

Cariños!

Esther dijo...

No era consciente de ese triángulo, hasta que tu lo mencionaste pero, es verdad lo que dices. Yo alguna vez he estado a punto de morir... ...sí,tras respirar, exhalas mueres, luego vuelves a inspirar y resucitas. Estoy feliz de no haberme quedado en el segundo paso. Tuvimos suerte. Volvimos a nacer, como se dice.

Saluditos.

Sirena dijo...

Amigo, ¿esta historia te pasó a ti? Por lo que dices si, y me angustié por momentos según lo contabas. Me alegro que vuelvas a escribir. Un besito, caballero errante. ;)

*Blue*Princess* dijo...

pensando...

Libelula dijo...

Que bueno que has vuelto!
Mira que se extrañaba tu presencia por estos lados, entrar a tu blog y siempre encontrarme con el mismo escrito donde se te vió por última vez...
Pues me alegro que vuelvas!
Y esta historia.. Ahora temo respirar, la vida es tan corta cuando necesitamos que sea larga..
A respirar menos entonces!

Soy_Dd dijo...

volviste con un muy buen post!!!! sirve para reflexionar, pensar , analizar...q bonito... Aunque es el segundo post q te conoasco me ha gustadso bastantito, saluditos

Sita kathacoil dijo...

hola

traje mi delirio por estos lados, esperando dejar una de mis tipicas bromas de mal gusto, pero me encontre con este texto que solo me permite salir corriendo a taparme la cara , porque me ha cortado como pocas veces el lenguaje lo puede hacer

saludos katha

Chichi dijo...

lindo texto... bellas reflexiones, es un remanso leerte

cariños!

Pato Reyes dijo...

Me gusto... mucho talento!! Gran pluma, Felicitaciones.

Anónimo dijo...

HOLIS MI NIÑO HERMOS M GUSTO MUCHISIMO SU HISTORIA Q' BIEN HACE REFLECCIONAR OJALAS SOLO PUDIESEMOS EXHALAR SOLAMENTE
BESITOS LO KIERO MONTONES A PESAR D Q' YA NO NOS PESKEMOS COMO ANTES :-( PRO IGUAL LO KIERO MONTONES BESITOS MUACKISSSSSS ROUS.

Anónimo dijo...

HOLIS MI NIÑO HERMOS M GUSTO MUCHISIMO SU HISTORIA Q' BIEN HACE REFLECCIONAR OJALAS SOLO PUDIESEMOS INSPIRAR SOLAMENTE
BESITOS LO KIERO MONTONES A PESAR D Q' YA NO NOS PESKEMOS COMO ANTES :-( PRO IGUAL LO KIERO MONTONES BESITOS MUACKISSSSSS ROUS.

(M EKIVOKE JAJAJAJAJAJAJA ERA INSPIRAR Y NO EXHALAR AUN Q' AVECS SI LO KISIERA COMO HR.)

Yume dijo...

Por alguna razón al triangulo se acemeja a una figura de perfeción, tan sutles pensamientos se han hecho muy profundos, la historia no tiene igual debo decirte, tu narrativa es cada día mejor, tanto que vale la pena esperar para poder leerte,y disfrutar de esta tu prosa que es muy inspiradora y hace pensar, por eso son las cicatrices, paran uncao lvidar y no creer que solo fue un sueño...

te dejo mi saludo, y mil bendiciones, que estes bien.