domingo, agosto 16, 2015

Arrancando del lamento nerudiano

Y llega Neruda, arrancas de él y, sin darte cuenta, vuelve a engañarte y te obliga a sentarte a un costado de él.